Somos la esperanza como hijos de Dios

Tribu de Arquitectos Sociales.
Somos la esperanza como hijos de Dios

En Romanos 8:19 leemos: “Porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de” los hijos de Dios. Creo que como “hijos de Dios”, hemos sido llamados a caminar en autoridad en la tierra, a aprender a ser mayordomos de las cosas de Dios y tener dominio sobre ellas, gobernando y reinando.

Cuando el apóstol Pablo habla del Reino de Dios, su énfasis no sólo es en la obra redentora de Cristo, sino también en el hecho de que en Cristo, Dios reconcilió al mundo. Una definición de la palabra “reconciliar” es, “causa a convivir en armonía”. Esto es lo que Dios esencialmente nos está diciendo que usemos la autoridad que tenemos en Cristo que se nos ha dado y poner en orden las cosas de la tierra que están en desorden. La palabra “mundo” en este contexto significa Cosmos. El Cosmos /mundo y las cosas que no están en el orden deseado —ahora en Cristo, se vuelven al estado original del diseño de Dios. Esta es la razón por lo que la obra de Cristo es tan esencial para comprender el corazón de Dios: Entender que cuando las cosas en la vida no están en su orden divino, la creación está gimiendo.

El propósito de la obra de Cristo en la cruz estaba destinada para algo más que salvar a la gente; eso es sólo un aspecto de la cruz. Otro aspecto en relación con esto, esta en el Salmo 24, donde declara: “La tierra es del Señor, y todo lo que esta en él, el mundo, y los que él habitan”. El corazón de Dios demuestra que a través de la sangre derramada de su hijo, sus hijos e hijas usan su autoridad para la restauración de todo en la creación que una vez fue sometida a la caída.

Bendiciones,
Dr. Kees-Jan de Maa