Secuestro Emocional

“La actitud o conversación concebida de una emoción desproporcionada resultará en acciones y un diálogo, del que usted sin duda se arrepentirá”.

Todo el mundo enfrenta pensamientos y emociones de temor o heridas. En estos momentos difíciles, el dominarse a sí mismo le distinguirá como un líder. El centro de recompensa reemplaza la porción ejecutiva del cerebro. Esto es importante entenderlo para que usted no confíe en la emoción negativa del estrés, y pueda someter sus emociones a la sabiduría cuando se enfrente a una situación estresante o de temor.

El secuestro emocional es cuando las emociones de una persona toman el control de la habilidad cognitiva. Científicamente, es cuando el centro de recompensa del cerebro sobrepasa la porción ejecutiva. Considerando que, el pensar saludable, la razón y la sabiduría deben ser nuestra estructura durante un “secuestro emocional”, las emociones basadas en el temor están en control. Es importante entender esta propensión a fin de no confiar en las emociones de estrés negativas que quieren controlar sus actitudes y reacciones. El dominio propio someterá las emociones a la sabiduría cuando se enfrentan a situaciones estresantes o de temor.

Me acuerdo cuando abrí mi boca y metí la pata debido a emociones intensas y situaciones estresantes. Pienso acerca de las ocasiones cuando mi dolor me obligó a confrontar de inmediato, y los momentos cuando temerosamente aplacé, aun cuando la confrontación era necesaria. Recuerdo los momentos cuando tome decisiones con heridas, ofensas, o desilusiones en vez de tomar el tiempo de procesar mis pensamientos y emociones, y así demostrar madurez en mi liderazgo. Fue un tiempo revolucionario para mí cuando aprendí la ciencia detrás del proceso del pensamiento y cuán a menudo las emociones “toman control” sobre la sabiduría y nos dirigen hacia decisiones no beneficiosas y a veces dañinas.

¿Cómo sucede un secuestro emocional? La información entra a través de los cinco sentidos. Dentro de nuestro cerebro tenemos una pequeña estructura en forma de almendra llamada amígdala la cual almacena la memoria de cada reacción emocional. La información llega a la amígdala –la respuesta emocional–, antes de la corteza cerebral, el pensamiento, la razón y la parte consciente de nuestro cerebro. La amígdala nos da una respuesta subconsciente para protegernos del peligro en vez de esperar a que el cerebro consciente reaccione. La adrenalina y la epinefrina y otros químicos basados en el temor se liberan dentro nuestro cuerpo causando un ritmo cardíaco y una respuestas muscular más rápida.

¿Alguna vez ha reaccionado rápidamente cuando frena y sus brazos se levantan subconscientemente para proteger al pasajero? Esto es un secuestro emocional y es una función neurológica necesaria para protegernos del peligro físico.

Aquí hay otro ejemplo. Una de las ocho veces que fui a un safari en Kenya, al Este de África, nos encontramos con el animal más agresivo: Él búfalo de agua. Nos dimos cuenta que se enojan con rapidez cuando usted les invade “su espacio”, se alertó rápidamente. Estábamos a seis pies del búfalo y vi que movió su cabeza (primera advertencia), patear sus patas en el barro (segunda advertencia) y comenzó a alarmarse de nuestra presencia en segundos. Todo esto sucedió tan rápido a medida que el chofer quien tuvo un secuestro emocional instantáneo, aceleró para alejarnos del enojado y peligroso búfalo.

Estábamos en un ‘matatu’, un tipo de furgoneta con sillas en fila. Una vez que estuvimos a salvo del búfalo, descubrimos que una joven que estaba sentada en la parte de atrás del matatu estaba ahora refugiada entre la silla del chofer y la silla del pasajero. La manera como ella llegó de la parte de atrás del matatu y la parte de adelante sin su conocimiento o él de todos nosotros, es una perfecta ilustración de un “secuestro emocional”. Su reacción subconsciente basada en el miedo, tomó el control para protegerla del peligro sin control del consciente.

Esta fue la respuesta perfecta en esta situación amenazadora –abandonando la lógica, actuando inmediatamente para cuidarla del peligro. Sin embargo, el problema es, cuando reaccionamos con temor a una amenaza emocional.

¡Mis sentimientos se hieren y explotan! Tiro mi computadora al piso porque el documento en el que estaba trabajando por ocho horas “¡desapareció por arte de magia!” Vemos en la noticias cadenas de crímenes de pasión (emociones fuera de control). Puede ser tan sencillo como una criatura, o un adulto, con una rabieta. Cuando tratamos con rabietas emocionales, nuestro cerebro quiere responder de la misma manera con amenazas físicas. Esto es peligroso, pues estos momentos de secuestro pueden y serán destructivos para nuestro liderazgo y sabotearán nuestra influencia.

¿Qué hacemos? ¿Cómo debemos responder cuando nuestras emociones desean apropiarse de nuestro razonamiento? La ciencia reconoce que cuando una persona se da cuenta de inmediato que está secuestrada emocionalmente puede someterlo a la sabiduría. ¿Ha oído a alguien decir “respire profundo”? Un consejo sabio digno de aceptar porque cuando usted respira calmadamente está involucrando su corteza frontal– la parte del juicio y el razonamiento de su cerebro. Cuando se dé cuenta de que esto le sucede o le va a suceder, piense razonablemente–mantenga la parte de su pensamiento “encendido” cuando las emociones lo quiera dominar completamente.

¡Escoja la actitud de agradecimiento! Es muy difícil tener dos respuestas emocionales al mismo tiempo. Sus respuestas serán basada en el temor o en la sabiduría. Dele tiempo a sus emociones de recuperarse antes de tomar una decisión importante o confrontar una situación.

Es importante saber que las elecciones que haga, las respuestas y la actitud que demuestre determina los resultados que obtenga. También determina el tipo de memoria que edifique y la madurez emocional que exhibe. Piense qué desea lograr, cómo desea liderar, y la influencia que desea tener. ¡Sus pensamientos y acciones correspondientes profetizaran su futuro!
¡Recuerde, reflexione en lo que está pensando!

“¡El mirar a través de los lentes internos de libertad me equipa a interpretar mi pasado con agradecimiento, mi presente con coraje, y mi futuro con esperanza!

Dra. Melodye Hilton