Estrategias positivas para conflictos

El liderazgo, se concibe desde la visión intrínseca y la motivación con propósito, que influye en otros para trabajar juntos. Nunca he carecido de visión inspirada, o la disposición a pagar el precio para lograrlo. Sin embargo, nunca me he embarcado en un viaje que careciera de conflictos, sorpresas o contratiempos. El crecimiento y el cambio, inevitablemente traen conflictos. El conflicto invita a respuestas emocionales, que podrían sabotear o bien potenciar cualquier esfuerzo que valga la pena.

Mi hija, una joven profesional, necesitaba actualizar su vestuario para su posición en una corporación. Nos apresuramos con entusiasmo, a una tienda muy conocida, sólo para encontrar estilos pasados de moda, y el anuncio de cierre de la tienda – ¡ya no existían! Nuestra hipótesis era, que la dirección de esta empresa se basaba en los muchos años de reputación de éxito, y no en el hecho de pagar el precio por cambiar, para seguir siendo relevante para los profesionales emergentes.

No importa hacia dónde nos dirigimos, debemos reconocer una ley básica de la naturaleza: saber que cualquier cosa abandonada o dejada a la intemperie, se deteriora. En el momento que un árbol deja de crecer, se ha comenzado a morir. Si no estamos avanzando, automáticamente estamos retrocediendo y volviéndonos cada vez menos relevantes, para los que lideramos. Nos encontramos frente a dos opciones; o nos mantenemos, mientras que el mundo que nos rodea está avanzando, o damos un paso más allá de nuestra zona de confort, para seguir satisfaciendo una necesidad en nuestro mundo.

Debemos reconocer el efecto destructivo del estancamiento. Todo buen líder arriesga los logros de hoy, por la historia de éxito del mañana. El hecho de que el crecimiento siempre trae conflicto, desafía nuestros paradigmas, para prepararnos natural y emocionalmente por adelantado. Reconocemos que la proactividad y el conflicto que la acompañan, pueden ser un catalizador para el cambio positivo, cuando respondemos a ello positivamente.

“Las estrategias positivas de conflicto, tienen la capacidad de colocar deliberadamente a nuestros equipos relacional, práctica y emocionalmente, para cumplir la visión.”

Aquí hay algunas cosas que he encontrado, que nos pueden ayudar a prepararnos para navegar a través del cambio inevitable y necesario, que viene con el crecimiento:

Saque su cabeza fuera de la arena proverbial. La mayoría de los visionarios tratan de silenciar a los destructores de sueños, cuando se exponen a fallas potenciales o hacen preguntas que suenan negativas. La realidad es que están evaluando la capacidad de la visión, para soportar el peso de la dificultad inminente.

Antes de iniciar una visión, es el momento perfecto para investigar y encontrar soluciones para cada conflicto potencial. No podemos ver todos los obstáculos de nuestro futuro, pero podemos estar prevenidos y preparados, por tener estrategias bien pensadas. Pasamos de la emoción del sueño, a la realidad de su ejecución, lo cual es un señal de madurez, que aporta seguridad a los que lideramos.

Sentar las bases antes de iniciar. Reunir a las personas adecuadas, los recursos, así como la estructura administrativa es fundamental. Antes de construir una casa, usted tiene que saber lo que costará, contratar a las personas adecuadas para su construcción con excelencia, y determinar cómo se pagará, y cómo la mantendrá después de construida. Cuando los padres primerizos descubren que van a tener un bebé, comienzan a prepararse emocionalmente mediante la investigación, y hacer preguntas sobre todos los aspectos del embarazo, el parto, y cómo ser padres para esta preciosa visión. Comienzan a preparar un cuarto de niños, organizar un “lluvia de regalos para el bebé”, y comienzan a recopilar todo lo que necesitan para su cuidado. Sería imprudente traer un bebé a casa del hospital, sin antes prepararse para su llegada. Los elementos de la construcción de una casa, o el cuidado de un hijo, es preparar para ese viaje, de la misma manera, requerirán modificaciones en la estructura administrativa. Por lo tanto, es importante contar con una base sólida, establecida con el fin de fomentar la confianza y producir participación dentro del equipo.

¡Las personas adecuadas son nuestro mayor activo! Debe establecerse mutua confianza con los que trabajan juntos, dentro de la visión. Cada uno de ellos, ha pagado el precio de comunicarse con autenticidad desde el corazón, y se coloca a través de competencias demostradas. Todo el equipo reconoce, que todos los componentes para la construcción exitosa y el mantenimiento, se han tejido en la visión. Emocionalmente, individuos intelectuales, se colocan estratégicamente con un historial probado, para asegurar que seguirán hasta el final en la excelencia, sirviendo a la visión. Estos resuelven problemas, no ponen excusas. El equipo es flexible, ya que se enfrenta a los contratiempos inesperados, sabiendo que cada obstáculo es una oportunidad para ser y hacer mejor.

“Nada es dado al hombre en la tierra –la lucha está integrada en la naturaleza de la vida, y el conflicto es posible-. El héroe es el hombre, que no deja que ningún obstáculo impida la consecución de los valores que ha elegido.” Andrew Bernstein

¿Va a mantener vivo el sueño? ¿Va a estar dispuesto a volver a la mesa de dibujo? La visión que porta o su avance, vale el precio de la nueva concepción, de la reinversión y el relanzamiento. ¡El mundo necesita tu contribución!

Dra. Melodye Hilton